En defensa de l'adjectiu

«A menudo nos repiten que debemos suprimir los adjetivos. Un buen estilo —oímos decir— puede prescindir perfectamente del adjetivo; le basta el arco sólido del sustantivo y la flecha ubicua del verbo. Y, sin embargo, el mundo sin adjetivos es triste como el quirófano en el día de domingo. Una luz azulina se filtra a través de las ventanas frías, zumban en voz baja los mustios tubos fluorescentes.

»El sustantivo y el verbo son suficientes para los soldados y los dirigentes de los países totalitarios. Porque el adjetivo es el garante indeleble de la individualidad de los objetos y las personas...

»El adjetivo es para la lengua lo que el color para las artes plásticas...

»El ejército limita la cantidad de adjetivos. Sólo el adjetivo "uniforme" parece complacer sus ojos sin color...

»¡Viva el adjetivo! Pequeño o grande, olvidado o actual. ¡Te necesitamos, oh adjetivo maltratado por los puristas...!

»La ética no sobreviviría ni un solo día sin adjetivos...

»Y, si no fuera por los adjetivos, tampoco habría recuerdos. La memoria está construida con adjetivos...»

Adam Zagajewski, Dos ciudades; Acantilado, 2006.

(Jo vull un govern d'ESQUERRES. I sembla que Iniciativa, Esquerra i els socialistes també...)

2 comentaris:

  1. de dalt a baix, un gran post!

    i, sí, jo també vull...

    ResponElimina

Digues, digues...