Frankfurt

«¿Y los periodistas? Para empezar nunca he comprendido quiénes pueden ser sus lectores interesados en la feria de Frankfurt. Conscientes de ello, supongo, los jefes de redacción usan la feria de Frankfurt como premio consuelo para los periodistas culturales de medio pelo. No es raro, por ejemplo, que un periodista de cierto renombre me haya preguntado alguna vez: «¿Cuál es el gran secreto de la feria, este año?», cosa que nunca supe. No es raro que, al estricto margen de lo que es el corazón de la feria —los libros que se ofrecen para la venta de derechos—, algunos periodistas se hayan sorprendido de que «este año» la feria no me pareciera «muerta», como a ellos. No es raro que algún periodista me haya citado como «el editor eternamente optimista» cuando los stands de España fueron desplazados a otro recinto ferial. Yo no había hecho sino responder, a su pregunta: «¿Qué te parece que nos hayan puesto tan lejos?», con otra pregunta: «¿Lejos de qué?»
»La feria de Frankfurt es esencialmente conversación. Y a menudo conversación culta. Casi nunca esa conversación es en español. Cuando se puede participar en la conversación de Frankfurt, la feria resulta fascinante y enriquecedora. Cuando no, es un bodrio.»


Mario Muchnik, Lo peor no son los autores.

technorati tags: , , , ,

Cap comentari:

Publica un comentari

Digues, digues...