Saltar

«Como en los textos, también en la vida a menudo nos "saltamos" lo que sucede. Y no sólo, por ejemplo, al volar, cuando nos "saltamos" el paisaje, o al follar, cuando nos "saltamos" las caricias, o al comer, cuando nos "saltamos" los sabores. En cada línea —esto es, en cada minuto del día— se esconde una pequeña errata que aspira a no ser vista. Puede que, desde ese punto de vista, la corrección constituya una excelente metáfora de la existencia.

»Pero entonces, preguntarán ustedes, de qué podemos fiarnos.

»Y yo les respondo gustosamente: no se fíen de nada ni de nadie. Sospechen siempre. Incluso de su nombre escrito sobre un papel.»

El corrector, Ricardo Menéndez Salmón.

Cap comentari:

Publica un comentari

Digues, digues...