Arguments per a la desobediència

4 de juny. Dia de pluja i relectures. De l’estudi al sofà, del sofà a l’estudi. De Delgado a Roth «cantava entre mi la paraula més bonica que existeix en totes les llengües: “In-dig-na-ció!”», de Roth a Delgado:

«Ahora bien, a pesar de las exclusiones y las vigilancias que la afectan, la vida en la calle es el proscenio natural para la emancipación, la redefinición y el cambio. Los espacios abiertos de las ciudades son ya, ahora mismo, ese escenario que ampara y excita la comunicación humana, los contrabandismos culturales en todas direcciones, la generación de redes solidarias. Ahí afuera, en la calle, a ras de suelo, proliferan transversalidades e hibridaciones que son nuevos motivos para la reconsideración de esto, de aquello o de todo. Cada acto de traspasar la puerta cualquier puerta hacia el exterior es una nueva oportunidad para la deserción o el desvío. En ese ahí afuera a pesar de todas las vigilancias que se pasan el tiempo escrutándolo— se conocen o están por conocer formas de cohesión espontánea capaces de hacer tambalear cualquier estructura, a disposición de los sectores sociales para los que la democracia es todavía sólo una palabra.

»Y es ahí afuera, a la intemperie, donde se van a registrar seguro nuevos pasos en pos de la conquista de una ciudadanía sin excepciones, entendiendo ciudadanía no como una entidad pasiva, sino como tema central de y para una práctica incansable e infinita en aras de la igualdad, como estrategia hacia una democracia furiosa y como argumento inagotable para la desobediencia.»
Philip Roth, Indignació; traducció de Xavier Pàmies; La Magrana, 2009.
Manuel Delgado, Sociedades movedizas: Pasos hacia una antropología de las calles; Anagrama, 2007.

Cap comentari:

Publica un comentari

Digues, digues...